lunes, 25 de agosto de 2008

Un poco de auto referencia estética *

Despertarse el sábado a la mañana con el despertador porque juega Argentina. Desde la cama y todo tapado como envuelto en hoja de parra, tratar de sacar algo en limpio del partido. La resaca que no ayuda, la voz del relator muy excitado por un lateral mal cobrado. Lo que sea por bajar el volumen pero el control remoto está fuera de órbita, el frío acecha como para animarse a una excursión sin frazada.
Nada peor que empezar el día con un dolor que atraviesa la cabeza, será un complicado fin de semana. Mientras cabecea y lucha para que no se le cierren los ojos, resuelve que el partido le importa bastante poco y que en realidad es mejor descansar, bien merecido lo tiene por haber trabajado el día anterior y encima tener que cursar en la facultad hasta tarde. Con una sonrisa boba se queda plácidamente dormido hasta que al despatarrado zaguero central del otro equipo se le ocurre hacer un penal. El relator está como loco. Que lo merecíamos, que estábamos jugando mejor, que íbamos para adelante, que el esfuerzo tiene su premio. Casi desea que el diez de Argentina erre el penal con tal de que se calle ese tipo. Por suerte el fútbol no responde ante egoísmos matinales y el diez patea fuerte a media altura y la pone al lado del palo. Intenta un grito de gol pero un agudo puntazo en el medio de la frente lo agarra desprevenido, los párpados vuelven a cerrarse como humeantes persianas de fábrica. No tomó tanto la noche anterior como para sentirse así. Debe ser el cansancio acumulado, esto de dormir cuatro horas por noche lo está matando.
Manotea una cafia pero la deja donde estaba, prefiere esperar a que la jaqueca se vuelva insoportable para tomar alguna pastilla.
Que el objetivo cuando no da vida es guerra.
Que el adjetivo cuando no da vida mata.
Que la técnica es buena cuando no se ve.
Escribe un rato tratando de hacerlo con estos ejes entre mates y sombras.
De repente el instinto lo traiciona, agarra el teléfono y marca sin mirar el número de ella. Levanta la cabeza mientras espera que atienda y cae en la cuenta que donde solía reposar el dibujo que le había regalado ahora hay una orden de kinesiología. Entonces deja caer el tubo y corta antes que alguien conteste del otro lado. Renueva mate y por suerte lo llama su amiga Violeta para ir a caminar.
Caminan por la calle Melián bajo el sol del atardecer y una tenue sensación de bienestar se desliza sobre su espalda. Ya prácticamente no le duele la cabeza. Le comenta un cuento que leyó la semana anterior, sobre un hombre que sentado al lado de su amada le deja caer pequeñas gotas de agua tibia por la espalda, éstas recorren sus lunares hasta desembocar a la altura del coxal y resbalar acariciando la sábana que acentúa su color azul al contacto con el agua.
Violeta le sonríe y siguen hablando de cosas que no duelen(1) hasta que ella se tiene que ir.
Vuelve a casa y llega su primo.
Entre humo, Creedence, y chocolatadas calientes, el visitante le cuenta que tiene un gran proyecto para ser feliz. La noche va ganando terreno mientras lo discuten.
El primo le recomienda que no sea tan literal al escribir, sería mejor si se animara a desplegar las alas, pasa que sos medio conservador, remata. Él se enoja un poco pero comprende que no es un ataque político, no debe dejarse nublar por la paranoia de la militancia.
Las horas trascurren mansas, su primo es un incomparable compañero de tertulia. Cuando empieza a sonar Blackbird decide que es momento de irse así que le baja a abrir.
Podría invitar a salir a alguna chica o invitar amigos a cenar a su casa. Aunque también podría ver que le pasa si escribe, si escucha música tirado en el piso o si pide un chop suey y le mete mucha salsa de soja.
Podría invitar a salir a alguna chica o invitar amigos a cenar a su casa pero quizás, como dice Bartleby, preferiría no hacerlo.

* “La gente que siente mucho no crea arte sino autorreferencia estética.” (Carmen Baliero)

1 Gracias Superchería!

9 comentarios:

Snobbr Beta dijo...

El proyecto no puede ser la felicidad, el proyecto es la coagulación de algunos deseos y algunas locuras, el proyecto se constituye en tal con el sólo fin de poder ser criticado y mejorado.
Nunca hay que creer que el proyecto es la vida, poruqe eso duele mucho.

Esto no fué un cuento, tampoco llegó a la autorreferencia estética, pero si se acerca al diario íntimo, yo creo que está perfectamente enmarcado dentro del género entrada de blog.

Un abrazo grande!

tomas dijo...

estoy bastante de acuerdo. en realidad el proyecto tiene mucho más qeu ver con " el objetivo si no da vida es guerra " que con la felicidad.también esta vinculado y siguiendo en la dinámica de las frases con una que solías repetir vos: "la vida sin utopía es un ensayo para la muerte"

en referencia a la categoría del post se trata de una excepción. mi blog trata de ser literario y no autoreferencial. pero esta vez me permito la recaída.

macanudas* dijo...

salí de paseo por tu sábado mientras te leía.
y no sé si tus líneas son arte o autorreferencia estética,
pero las disfruté.


besos,
lu*
(otra macanuda más)

Sofia Libertad dijo...

me encanto este texto!
es algo medio autobiografico no ? esta muyde moda lo autobiográfico...

(que bueno que no me escrachaste con lo del pin)

lo de violeta...el nombre selecto , por que?
a mi me deja sin palabras...ya te explicare...

beso!!
sofili

Pollo dijo...

Supercheria junto a: vamossfugir.blogspot.com

www.supercheriarock.com.ar

tomas dijo...

gracias lu por pegarte una vuelta por aquí, el blog de ustedes está desde hace algunas semanas entre mis blogs de cabeceras.

sofi, lo del pin es una charla pendiente. puse violeta para preservar tu identidad y porque es un nombre tan lindo como sofía.

macanudas* dijo...

No se que me gusto más, si la frase que quedó rebotando en mi cabeza al terminar el pie de pagina -el objetivo cuando no da vida es guerra- o la parte de la aspirina.
Es que la belleza de un (tu) texto, la encuentro en esa descripcion de las cosas sencillas de la vida - eso que nos pasa porque estamos vivos- bienmezcladas con reflexiones profundas, de esas que nos hacen pensar. Y en ambas encuentro a Maggi.(llamese identificación)

besos desdeelsol

m*

diego dijo...

muy lindo relato, disfruté mucho leyéndolo. será porque el final es muy bueno..

un abrazo thomas!

Anónimo dijo...

Good post and this mail helped me alot in my college assignement. Thank you seeking your information.