lunes, 15 de diciembre de 2008

Colonialidad del Saber

Existen ciertas ideas que hemos naturalizado hasta tal punto que nos es muy difícil comprender cómo nos están troquelando no sólo el pensamiento, sino también nuestras más profundas experiencias y percepciones. Estas son ideas que nos constituyen en tanto son el terreno desde donde pensamos pero sobre las cuales difícilmente reflexionamos, el terreno en el que se hace posible la experiencia y las percepciones pero que tomamos por sentado.
Una de esas poderosas ideas es la ‘imaginación geográfica’ en donde percibimos el mundo dividido en continentes con una disposición espacial claramente circunscrita y con unos nombres que parecieran estar inscritos en su superficie. América, África, Europa, Asia y Oceanía aparecen a nuestros ojos como entidades geográficas objetivas y los mapas no son más que su neutral y clara representación mediante técnicas científicas de escalas. Estos mapas tienen una orientación que consideramos ‘natural’. Algunos mapas pueden incomodarnos de alguna manera al evidenciar lo arbitrario de los mapas desde los cuales estamos usualmente representando el mundo. En el mapa que adjunto en este post, que ha sido tomado del libro de Edgardo Lander "La colonialidad del saber", se problematiza simplemente un aspecto: la orientación convencional de la gran mayoría de los mapas que colocan al norte arriba y al sur abajo. Esto produce el efecto de que se piense que el ‘mapa está al revés’. No obstante, antes que ‘al revés’ lo que produce este mapa es pensar en la arbitrariedad de la representación convencional y, más aún, la jerarquización que una aparentemente neutral y objetiva cartografía supone. Una digresión en el plano de las orientaciones espaciales. En la región del Pacífico colombiano las poblaciones afrodescendientes consideran que el abajo es hacia el norte y el arriba hacia el sur. Esto se debe a que son las corrientes marinas las que han establecido sus percepciones y prácticas espaciales. Así, desde su perspectiva, el mapa que reproducimos estaría al derecho, mientras que para el convencional estaría al revés.

3 comentarios:

macanuda dijo...

y por suerte los mapas son casi inofensivos!

las ideas instaladas (por lo tanto incuestionables) porducen desastres mundiales.

mmmh...
los mapas a veces tambien

diego dijo...

yo estoy al derecho
dado vuelta estás vos

decía un tano del abasto

ECM dijo...

Saludos por aqui te dejo algo en lo que andamos por estos lados del mundo un grupo de amigos saudos.


http://discursodeloeste.blogspot.com/2010/01/primer-encuentro-mundial-de-ignorares.html

http://misionboves.blogspot.com/2010/01/encuentro-mundial-de-ignorares-en-el.html

http://elcayapo.blogspot.com/2010/01/quien-todo-ignora-todo-aprende-quien.html

http://elcayapo.blogspot.com/2009/12/hacia-el-encuentro-mundial-de-ignorares.html