sábado, 9 de febrero de 2008

Genocidio sostenido


Quila Quina es un paraje que queda cerca de San martín de los Andes sobre el lago Lacar, allí subsiste una comunidad mapuche No existe registro exacto que determine cuándo exactamente estos aborígenes llegaron a esta zona (lo hicieron desde el otro lado de la cordillera, empujados por los españoles–, pero la historia cuenta que vivían junto al lago Lácar donde ahora está el pueblo de San Martín hasta que en 1898 fueron expulsados por Rudesindo Roca –hermano de Julio Argentino- ante quien decidieron negociar en vez de combatir dada la inferioridad de fuerzas guerreras)
El artículo de un diario menciona la comunidad de Quila Quina y dice: ...” Los mapuches ahora viven de cortar leña –los guardaparques les señalan qué árboles pueden talar–, crían chivos, se emplean en el pueblo para realizar trabajos manuales, cultivan algunas verduras y ahora también comienzan a dedicarse un poco al turismo”...
Lo cierto es que caminando por la zona solamente se ven turistas de altísimo poder adquisitivo que van a pasar el día allí y algún que otro mochilero en carpa. Justamente para acceder al camping agreste es preciso ingresar en la reserva(gueto) y allí sí hay un mapuche de cara dibujada por las arrugas que solo logra articular alguna palabra en castellano invitándonos a pagar un peso por el acceso. Probablemente sea esta la dedicación mapuche al turismo que indica el artículo.
En Villa la Angostura, centro turístico al cual acude la reina de Holanda y donde un sándwich de milanesa sale 18 pesos, hay otra comunidad mapuche. Cobran 3 pesos para acceder a la reserva y conocer la cascada de Inacayal.
En un sur argentino con precios europeos los mapuches siguen cobrando como en el “unoauno”, nadie les sugiere exigir un poco más por esa suerte de peaje. Quién les va a avisar si los dirigentes provinciales actúan como discípulos obsecuentes del roquismo dificultando el acceso a las escuelas, sacando leyes para facilitar su desalojo y enviando a la fuerza pública para obligarlos a abandonar sus tierras.
Los mapuches que según muchos suplementos diarios de alta difusión se dedican alegremente al turismo, crían chivos y cultivan verdura , en realidad sufren el acoso y la intimidación diaria para que dejen sus hectáreas urgentemente. Es que han sido vendidas por las inmobiliarias a grandes magnates internacionales o a figuras como Manu Ginobilli.
Un soplo de aire fresco significa la ley nacional 23 302 del 2006 que viene a cubrir la promesa que había inaugurado el 75 inciso 17 de la Constitución de 1994 ” Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos”. Dicha ley fomenta la adjudicación de tierras, planes de educación y protección cultural para las comunidades indígenas. El problema es que resulta inaplicable en un contexto en el que gran parte del poder institucional provincial está en contra.
Argentina ha dado un gran salto en los últimos años al esbozar una fuerte autocrítica acerca del rol del Estado y la sociedad civil en el genocidio de 30000 compañeros desaparecidos en la década del setenta . Es preciso también ir más atrás y ser conscientes que nuestro país tiene sus pilares en un genocidio planeado, organizado con sustento teorico-politico -religioso y ejecutado a sangre fría.
Es nuestro deber como habitantes y sobre todo de la clase política y los operadores jurídicos contribuir a la protección y desarrollo de los pueblos indígenas como marca la letra clara pero todavía salpicada con sangre del 75.17 de la Ley Suprema.

1 comentario:

Webcam dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Webcam, I hope you enjoy. The address is http://webcam-brasil.blogspot.com. A hug.